¿Podemos usar los aceites esenciales en niños? ¿Y en bebés?

Blog Sanamed

dyu-ha-4bVQZwbHdXE-unsplash (1)

Se puede usar aceites esenciales en niños y bebés pero seleccionando los aceites esenciales con mucho cuidado, evitando aquellos que contienen moléculas agresivas para los bebés (fenol, cetona, mentol y eucaliptol), y respetando las dosis y las formas de aplicación aconsejadas por un terapeuta especializado en aromaterapia. Además priorizaremos los aceites con certificado BIO, es decir, de cultivo ecológico certificado.

Un bebé a partir de los 3 meses puede beneficiarse de las maravillosas propiedades terapéuticas de estas sustancias aromáticas, pero la forma de uso será la siguiente:

Difusión atmosférica, en un difusor de ultrasonido (esta es la forma más segura de usar un aceite esencial en bebes y niños), al que añadiremos 3 gotitas del aceite esencial seleccionado.

Son especialmente indicadas las esencias de mandarina, de naranja dulce o el aceite esencial de lavanda angustifolia por su acción relajante y facilitadora del sueño. Debemos tener la precaución de usar el difusor de forma discontinua para no saturar el ambiente o bien usarlo durante 30 minutos en la habitación del bebé y apagarlo al acostarlo.

Otra forma de aplicar aceites esenciales sería la vía tópica, pero siempre diluidos en un aceite vegetal de calidad, suave o una crema natural, sin parabenos ni conservantes para no irritar la piel al realizar el masaje.

A partir de los 3 años de edad, ya podemos administrar ciertos aceites esenciales por vía oral, pero siempre bajo el consejo de un  terapeuta especializado en aromaterapia científica.

Suscríbase y manténgase al día con las últimas noticias.

Conozca nuestras últimas ofertas:

Redes Sociales

Nuestros post más leídos:

Comparte esta información:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia.